viernes, 23 de enero de 2009

Pensamiento analítico y pensamiento sintético

Insisto un poco más, cuando hablamos de reflexión, de pensamiento crítico como pilar para una educación y por ende una comunión solidaria entre las personas para un hombre libre, debemos hacer hincapié en estos tipos de pensamiento que le dan título al artículo para entender entonces la matriz de las falencias en nuestras escuelas y en nuestra sociedades.
Sencillo, un pensamiento analítico es un pensamiento que desglosa, disecciona al todo en todas sus partes, y las relaciona como cada figura geométrica de una tela de araña en ese todo que les da sentido, un pensamiento filosófico me atrevería a decir (sin siquiera pedirle permiso ni disculpas a los filósofos) que busque ese por qué último y primero que vaya uniendo cada una de las partes de ese todo con el sentido que ese todo adquiere y que ese todo le da a cada una de esas partes.
Por lo contrario, el pensamiento sintético lo que hace es tomarse partes de todos distintos para formar un todo nuevo, algo así como el traje del Arlequino, donde nada tiene que ver con nada, haciéndolo parecer que todo tiene que ver con todo. El camino más fácil, el de los prejuicios. Así, si tenemos un alumno de piel oscura, estaremos más atentos a él, ya no porque no va a tener un buen rendimiento intelectual (que es lo que mi prejuicio me dice), sino porque va a ser un chico problema. Es decir, prejuicio, negro, violento; o sea, el prejuicio, que me evita cómodamente el juicio, me justifica la parte de un todo (el color de piel) con la parte de otro todo (la violencia) que nada tienen que ver salvo la histórica y periódica discriminación racial, humillación y menosprecio que nuestra sociedad heredera del querido Domingo Faustino, del más querido Bartolomé y del nunca olvidado Julio “Argentino”, bien europea y para nada latinoamericana, tiene por todos aquellos que le recuerden el origen de estas tierras.
Así, sintetizamos negritud con violencia pero no analizamos, no ponemos en la discusión a la histórica discriminación y lo que ella acarrea. No nos hacemos cargo de la culpabilidad de nuestros abuelos, ni de la nuestra.

El pensamiento analítico pensado así debería ser fundamento de la nueva educación que permita a los más desprotegidos, protegerse, defenderse, inculcándoles ese por qué infinito que no tiene respuesta y que hace que esa característica lo defina y lo responda.
Sería promover el ejercicio intelectual permanente de no conformarnos con lo que nos dan, que en un mundo como este, en un tiempo como este, no debería ser una tarea difícil, claro, si no sintetizamos todos esos todos en el todo que más cómodamente nos convenga…

1 comentario:

Anónimo dijo...

I loѵe the coupons thanks very much for offеring them I hаve to
suggest a single too easily may

Also visit my weblog ... green smoke